Ayer, domingo 27, salió la segunda expedición, ¡cargados hasta arriba de material!, entre ello, todo lo que no se pudo cargar en la primera expedición.

Con un autocar de 60 plazas, ayer salieron a las 10 de la mañana con muchos ánimos. Les espera un largo viaje hasta Cracovia, destino final.

Hacia allí se dirigen dos conductores de la compañía Izaro, que ya han pernoctado en Estrasburgo para poder descansar y han continuado camino esta mañana.

El viaje de vuelta cuenta con dos conductores más para los relevos y está formado, también, por un enfermero, dos psicólogas, un traductor y un coordinador.